Uncategorized

Cómo hacer tatuajes temporales

Los tatuajes temporales cada vez se están haciendo más y es algo totalmente lógico ya que puedes lucir el aspecto que quieras según la ocasión o tu estado de ánimo. En el mercado actual están cada vez apareciendo más soluciones y diseños que hacen de esta afición algo en constante aumento.

Si te gustan los tatuajes temporales en nuestra web podrás encontrar todo lo que tienes que saber sobre este hobbie para que disfrutes al máximo de los tatuajes en todas sus variantes.

Porque el amor no siempre es eterno, los tatuajes tampoco.

Los tatuajes son una señal de identidad, una forma de expresarnos sin decir palabra. En la actualidad tienes dos formas de tatuar tu cuerpo, los tatuajes permanentes y los tatuajes temporales. Cada vez más personas indagan sobre como hacer tatuajes temporales.

Diferencias entre tatuajes permanentes y tatuajes temporales

La principal diferencia entre los tatuajes permanentes y los que son temporales, además de la evidente, es que los primeros son muy difíciles de sacar. Sobre todo, si no se usa tinta encapsulada, podríamos decir que son imposibles de borrar totalmente. Mientras que los segundos se van sin ningún esfuerzo.

Dependiendo de la técnica empleada, y de los productos aplicados, pueden durar un poco más o menos. Por lo que un tatuaje permanente es para toda la vida, no un capricho de media hora, mientras que los temporales se pueden poner por puro capricho.

A la hora de realizar un tatuaje permanente, al penetrar la piel con una aguja es imposible que no sientas dolor. Mientras que, en los tatuajes movibles, al ser una aplicación sobre la piel, una aplicación no invasiva, no duele en absoluto.

Tatuajes temporales y sus ventajas

Los tatuajes temporales, por tanto, son aquellos que te permiten aplicar uno o varios adornos en una zona determinada del cuerpo. Pero, a diferencia de los tatuajes permanentes, al no ir la tinta o los materiales empleados insertados debajo de la piel, sino en la superficie, tienen una duración limitada. La duración de las impresiones en la piel dependerá mucho de la técnica elegida y de los materiales empleados. Los tatuajes temporales te dan mucho juego. Se pueden poner como adorno para una ocasión en concreto y, como se retiran fácilmente, lucir la piel limpia al cabo de pocos días o incluso horas.

Tienen la gran ventaja de que puedes variar los diseños de las impresiones que te aplicas, y combinar distintas técnicas de impresión para conseguir diferentes estilos. Sin miedo a equivocarte. Sin miedo a sentir dolor e incluso sin temor a arrepentirte y que te quede un borrón en la piel. Hay tatuajes movibles que tienen muy buena calidad. Dependiendo de la técnica empleada, y la imagen elegida se parecen mucho a los tatuajes reales. Por ese motivo pueden resultar hasta útiles en caso de dudas, antes de poner un tatuaje de los permanentes, hacer uno temporal con el diseño que se haya elegido.

¿Cómo hacer tatuajes temporales?

Cada técnica empleada garantiza unos resultados distintos y también una diferente durabilidad, según los materiales empleados. Así, podemos elegir entre poner adornos que podemos sacar en unas horas, simplemente con agua o jabón o elegir otras opciones más duraderas que pueden mantenerse perfectamente durante semanas.

Tatuajes propiamente dichos, de los que se sacan con relativa facilidad, hay tres formas de hacerlos: los que se pintan directamente sobre la piel, los que usan plantillas y aerógrafos para fijar el color en la piel, y los que se transfieren las imágenes a la piel, diseñadas previamente.

Tatuajes temporales caseros, mira cómo se hacen:

Tatuajes temporales por transferencia.

Son imágenes o símbolos previamente diseñados y listos para aplicar sobre la zona de la piel que queramos adornar. Se aplican con mucha facilidad. Pueden durar alrededor de una semana. Encontramos diferentes y muy variados estilos para poner. Con colores muy llamativos o más sobrios. Diferentes dibujos y simbología, desde flores o animales, pasando por imágenes de personas, personajes o distintos símbolos. No resulta nada complicado encontrar lo que buscamos en cada momento. Los diferentes diseños los hacen aptos para cualquier persona, independientemente de su edad o género.

Son un buen complemento para lograr diferentes apariencias o caracterizaciones. Recuerdan bastante a las calcomanías, pero tienen mayor calidad. Están hechos de una mezcla de pegamento y tinta que nos permite disfrutar de ellos alrededor de una semana, como norma general, aunque podremos eliminarlos antes. Han ido evolucionando, de aquellos primeros que salieron hace décadas al mercado ya queda muy poca semejanza. Si acaso, la forma de aplicarlos. Los tatuajes actuales son mucho más realistas porque imitan casi a la perfección a uno permanente.

Su gran variedad los hace muy versátiles. Esto, unido a los precios muy asequibles, es un motivo que todavía los hacen más atractivos a la hora de comprar. Son un buen regalo para grandes y pequeños, e incluso una excelente opción para comprar y para poner nosotros mismos. Resultan además muy fáciles y rápidos de aplicar o quitar, por lo que hay que nos permiten improvisar. Ideales como adornos y complementos para determinados eventos o fiestas. Incluso para lucir en nuestro día a día. Es tal el éxito de este tipo de productos que marcas de moda, series, películas… se han apuntado a la moda de los tatuajes temporales. Han sacado sus propias colecciones de tatuajes transferibles al mercado. Su objetivo es el de contentar y satisfacer la demanda de sus incondicionales seguidores. Para mayores y pequeños, los tatuajes tipo calcomanía son una opción asequible a la que recurrir.

Partes que componen este tipo de tatuajes

Los tatuajes temporales que se aplican por transferencia en la piel constan de cinco partes:

– Una hoja de papel o cartón fino, que contiene por el reverso las instrucciones de cómo aplicar el tatuaje sobre la piel.

– Un tratamiento especial sobre la otra cara del papel que lo hace menos poroso, para que el diseño se adhiera, pero también se desprenda con facilidad al humedecer el papel.

– Un diseño formado por pinturas especiales en colores más o menos llamativos de una imagen o un símbolo.

– Una capa de pegamento que ayuda a fijar el tatuaje sobre la piel y a mantenerlo durante más tiempo sin que se despegue.

– Y, por último, un pedazo de plástico protector. Aplicación A la hora de aplicar este tipo de tatuajes sobre la piel hay que seguir unos pasos muy sencillos y básicos, por lo que cualquiera puede hacerlo en su propia casa. Retirar el plástico protector para colocar el tatuaje sobre la piel previamente limpia.

Si pasamos un algodón impregnado en alcohol por la zona, mucho mejor, porque eliminaremos cualquier tipo de residuo que pueda haber. Esto hará que el tatuaje se pegue mejor y aguante intacto durante más tiempo. Aplicaremos el diseño elegido en el lugar que queremos lucirlo y comprobando que la posición del tatuaje es la correcta. Presionando uniformemente para que se adhiera bien y no queden bolsas de aire. Por último, humedeceremos el papel para que se desprenda con facilidad tirando suavemente de él. Al desprenderse totalmente, podremos ver el resultado.

Historia de los tatuajes movibles que se aplican por transferencia

Seguro que, si tienes “una edad”, los recordarás. Este tipo de tatuajes se hicieron famosos allá por los años ochenta. Si no, pregunta a tus padres o abuelos, ellos seguro que recuerdan haberse puesto más de una vez aquellas primeras calcomanías. Es posible que todavía recuerden que algunas de ellas llevaban olor, sí, eran perfumadas. Venían incluso en las chucherías.

Obviamente se ha avanzado mucho en este campo. Los tatuajes actuales son mucho más realistas que aquellos de los años ochenta. Las tintas que se usan hoy en día tienen mayor calidad, y la serigrafía también ha evolucionado considerablemente.

Los nuevos diseños son mucho más realistas. Las calcomanías han dado paso a los nuevos tatuajes del siglo veintiuno. Los juegos de niños se han convertido en tatuajes para toda la familia. Siguen siendo económicos, fáciles de aplicar, con diseños para todos los gustos y todas las edades. Pero los actuales tienen una mayor calidad y durabilidad.

Tatuajes temporales con henna ventajas e inconvenientes

La henna es una planta de la familia de las oleáceas con un alto poder de tintura en sus hojas y pedúnculos. Desde tiempos antiguos se ha estado usando como tinte natural para teñir tejidos, el cabello o la piel. Como lo que nos ocupa en esta ocasión es el empleo en la creación de tatuajes temporales, o semipermanentes, nos centraremos en esta modalidad. En las prácticas que usan esta planta para hacer tatuajes semipermanentes se obtienen diferentes dibujos que adornan cualquier parte de nuestro cuerpo.

Si en sus inicios y en la cultura asiática se usaban principalmente para para adornar las manos, las uñas o los pies, en la actualidad su uso se ha extendido a todo el cuerpo. Las creaciones que se hacen con esta tintura imitan perfectamente a los tatuajes permanentes. Tatuar la piel con henna tiene numerosas ventajas, al tratarse de una planta es mucho más saludable que cualquier producto químico. Por eso no suele presentar alergias, incluso en pieles sensibles. Otra de sus ventajas está en la durabilidad de las impresiones o dibujos que hagamos con ella. Se adhiere muy bien a la piel y su durabilidad es bastante buena. Dependiendo de la zona en la que pongamos el tatuaje y de la cantidad de henna que usemos, puede llegar a durar en la piel de una a tres semanas.

Su principal inconveniente es que no disponemos de tanta variedad de tonos, como podemos encontrar en los tintes químicos. Los tonos de henna puros van desde las tonalidades marrones, más o menos intensas, pasando por los tonos anaranjados, hasta llegar tonos de color rojizo. Dependiendo de las técnicas usadas por los profesionales que trabajan con este producto, obtendremos un tono u otro. No hay henna que por sí sola tenga el tono negro. Si lo que queremos es teñirnos con henna negra, esta deberá llevar algún aditivo que le dé ese color. Las creaciones pueden ser de lo más variadas.

Se pueden personalizar a tu gusto sin problema. Al ir dibujadas sobre la piel, tú puedes elegir el diseño y el tono que quieres lograr. Según la zona del cuerpo en que quieras tatuarte y del tipo de piel, el tono quedará más oscuro y definido, o menos. En las zonas de piel más gruesa los tintes son mucho más fácilmente absorbidos y podemos obtener tonalidades mucho más oscuras y definidas. Mientras que en las zonas donde la piel es más fina, los tonos de henna quedarán más claros.

¿Cómo puedes aplicarte tatuajes semipermanentes usando henna?

Si quieres aplicar tú mismo tatuajes de henna, en el mercado hay paquetes que ponen a tu disposición plantillas y pasta. Están pensados para que tú mismo hagas en casa tus propios tatuajes de henna. Simplemente, deberás elegir aquellas plantillas que tengan el diseño que prefieras. Limpiar bien la zona a tatuar, como en cualquier otro caso en que aplicas un tatuaje o adorno. Colocar la plantilla de la forma que quieras que quede el dibujo sobre tu piel y aplicar la pasta de henna. Obviamente, hay profesionales que pueden hacernos este tipo de tatuajes temporales a partir de polvo de henna, con trucos de profesionales que nos permitirán conseguir diferentes tonalidades en los dibujos aplicados y con acabados mucho más profesionales.

Tatuajes temporales con aerógrafos

Por último, podemos optar por los tatuajes movibles, fáciles de eliminar, en los que se aplica la pintura directamente sobre la piel usando un aerógrafo. Podría decirse que es una experiencia mucho más parecida a la de hacernos un tatuaje permanente, pero sin dolor, ni invasión en la piel. Suponemos que tienes claro lo que es un aerógrafo. Por si tuvieses alguna duda, podemos decirte que es una pistola de aire que expulsa la pintura a chorro más o menos intenso, según la regulación de la boquilla. En el caso de los tatuajes que se pueden borrar con facilidad y se hacen empleando esta técnica, se usa pintura especial para aerógrafos y apta para la piel y una plantilla.

Hay diferentes plantillas que dejarán sobre nuestra piel el dibujo elegido. Además, en este caso, al ser por aplicación de pintura, podemos personalizar nuestro tatuaje con los colores que queramos. Esta técnica se empezó a usar en el mundo audiovisual, porque los dibujos obtenidos son muy parecidos a los de los tatuajes reales. Además, al ser temporales, se eliminan sin dificultad.

Hoy en día, muchas personas, tanto niños como mayores que disfrutan demostrando su creatividad, han encontrado una forma divertida de adornar su cuerpo. Han encontrado la forma perfecta de como hacer tatuajes temporales que den el pego, por poco dinero, y de hacerlos en su propia casa.

Ver más »

Eliminar tatuajes

Tratamientos láser para la eliminación de tatuajes

Son muchísimas las personas que toman la decisión de eliminar su o sus tatuajes bien por motivos personales o por motivos profesionales. A veces, queremos cerrar etapas y tomamos la decisión de eliminar ciertos tattoos que nos recuerdan a situaciones o personas y preferimos «resetear» y pasar página. Para ello, retirar esos tatuajes ayudan y pueden facilitar ciertas transiciones.

En otros casos, la vida profesional impide ir lo tatuados que queremos ir, otras veces la familia, otras veces….. siempre pueden surgir impedimentos. En esos casos se puede optar por eliminar tatuajes y para ello están dando un excelente resultado los tratamientos láser que, aunque con precios más bien elevados consiguen su propuesta con lo cual merecen la pena. 

Ver más »

Donar sangre con tatuajes

Es el tema de siempre, la misma pregunta… ¿es posible donar sangre si llevas tatuajes?

En el artículo de hoy, lo vamos a resolver. Vamos a aclarar la famosa y temida cuestión y lo aclararemos para que sepas qué hay de verdad en todo estoy qué es mentira. Â¡Venga entremos en materia!

¿Se puede donar sangre con tatuajes?

Donar sangre es un acto solidario que no cuesta nada llevar a cabo y que, sin embargo, puede salvar vidas. Pero no todas las personas cumplen los requisitos para poder hacer una donación y una de las dudas frecuentes a este respecto es si se puede donar sangre con tatuajes.

¿No se puede donar nunca si se tiene tatuajes?

Esta creencia está muy extendida. A pesar de que hoy en día se tienen muchos más conocimientos sobre los tatuajes que hace un par de décadas, todavía son muchas las personas que afirman que si alguien se realiza un tatuaje no podrá volver a donar sangre nunca más. Pero esto es falso.

Esta creencia no está amparada en ninguna evidencia médica o científica, sino que tiene su origen en el rechazo de ciertos sectores hacia personas que deciden decorar su piel con el tradicional arte del tatuaje. Asimilando el tener tatuajes con llevar una vida desordenada y de abusos, cuando la realidad demuestra que no es así. Hoy en día personas de todo tipo y condición lucen tatuajes sin ningún tipo de problema.

Requisitos para ser donante de sangre

Según la Cruz Roja, para poder hacer una donación de sangre hay que cumplir todos y cada uno de los siguientes requisitos:

РTener entre 18 y 65 a̱os.

– Pesar más de 50 kilos y tener un Índice de Masa Corporal (IMC) que esté por encima de 19.

– Deben haber transcurrido al menos cuatro meses desde la última donación.

– No haberse sometido a ningún tratamiento odontológico en un plazo de siete días.

– Estar libre de infecciones y no estar en tratamiento con antibióticos, antivirales o antiparasitarios.

– No padecer ni haber padecido: cáncer, enfermedades del corazón, enfermedades que afecten a los pulmones, enfermedad de Chagas, leishmaniasis, malaria o paludismo.

– No haber padecido enfermedades de transmisión sexual ni sospechar que se puede ser portador de alguna de ellas.

– No haber pasado por una cirugía, una transfusión de sangre o haberse realizado un tatuaje o un piercing en los últimos 12 meses.

El mito de la tinta en la sangre

Sobre los tatuajes se ha dicho y escrito prácticamente de todo. Hay quienes señalan que la razón por la que no se puede donar sangre después de hacerse un tatuaje es que la tinta está en la sangre. Pues bien, esto no es cierto.

La tinta que se aplica en la dermis se queda ahí, no llega al torrente sanguíneo. Es decir, que una persona que tiene uno o varios tatuajes no tiene restos de tinta en su sangre.

La verdadera razón por la que no se puede donar sangre en los meses siguientes a hacerse un tatuaje se va a exponer a continuación.

¿Por qué hay que esperar un tiempo tras el tatuaje para donar?

La razón de esta prohibición es que el tatuaje, al fin y al cabo, no es más que una herida que llega hasta la zona de la dermis en la que se inyecta tinta con una aguja. Por ello, siempre existe el riesgo de una posible infección sanguínea de VIH o Hepatitis.

Este mismo riesgo existe en otros procedimientos como al hacerse un piercing o al someterse a un tratamiento de acupuntura. Por eso, los tiempos de espera antes de donar son los mismos en todos estos casos.

¿Por qué es necesario esperar tanto tiempo?

No todas las enfermedades son iguales. Mientras que el VIH puede ser detectado pasadas unas pocas semanas desde la infección, en el caso de la Hepatitis pueden transcurrir meses hasta que la enfermedad sea detectable.

A ello hay que sumar que muchas veces estas enfermedades en sus primeros estadios no muestran síntomas. Esto hace posible que una persona esté infectada y no lo sepa.

La razón de tener que esperar 12 meses es poder descartar totalmente que pueda haberse producido una infección sanguínea.

El análisis de la sangre donada

Descartando a ciertas personas como los recién tatuados, lo que se intenta es cribar al máximo a los donantes que pueden suponer un cierto riesgo.

Pero lo anterior no implica que la sangre que se dona no sea analizada, ni mucho menos. Toda la sangre que se dona pasa por una serie de análisis para garantizar que está libre de Hepatitis vírica (tipos B y C), Sida, Sífilis, la enfermedad de Changas y otras enfermedades víricas concretas como el virus del Oeste del Nilo. Solo una vez que ha quedado acreditado que la sangre está en buenas condiciones se considera apta para una transfusión.

¿Dónde informarse sobre si se puede donar sangre con tatuajes?

En torno al mundo de los tatuajes y los piercings siempre han existido muchos mitos que, afortunadamente, van desapareciendo poco a poco. Sin embargo, siempre es posible encontrar a alguien que cree saber algo que no tiene necesariamente que ser cierto.

Muchas veces la información que se tiene es sesgada o incorrecta. Por eso, en caso de duda, lo mejor es acudir directamente a fuentes fiables. Si alguien quiere donar sangre y no está seguro de cumplir los requisitos, lo mejor es que lo consulte directamente con su médico, en el centro de donaciones de su hospital de referencia o a Cruz Roja.

Cualquiera de estas entidades pueden dar al interesado toda la información que necesita para saber si es apto para donar. Es importante tener este factor en cuenta, puesto que en algunos casos, además de haber pasado un año desde la realización del tatuaje, se pide al donante que presente un documento que acredite que no tiene ninguna infección sanguínea.

No obstante, este último requisito es poco habitual. Tal y como se ha señalado antes, toda la sangre que se dona es analizada. Por lo que en caso de existir algún tipo de infección de la misma será detectada en esa inspección. Descartándose entonces la sangre infectada y avisando al donante para que acuda a su médico lo antes posible.

La importancia de minimizar riesgos

Que tatuarse tiene riesgos es algo que debería valorar toda persona que decida pasar por el proceso. Ahora bien, una buena elección del profesional y del estudio puede minimizar de forma importante los riesgos.

Hoy en día los estudios o centros de tatuajes están muy controlados y quienes trabajan allí son auténticos profesionales que buscan dar el mejor servicio posible. Asimismo, están siempre al tanto de sus obligaciones sanitarias: usar una nueva aguja con cada cliente, usar sólo ciertos tipos de tintas, la forma de deshacerse de las agujas usadas, etc.

El cliente que se quiere tatuar suele tener muy en cuenta los aspectos relativos al diseño de su tatuaje, pero nunca debe olvidar que también debe prestar especial atención a la formación y experiencia del tatuador. Y asegurarse de si el centro de tatuajes cumple con las normas higiénicas y sanitarias más elementales.

Lo anterior puede parecer obvio, pero sigue habiendo personas que se ponen en manos de aficionados, que pueden tatuar mejor o peor, pero que no suelen aplicar las normas sanitarias que son esenciales en este arte. A ello hay que sumar que el centro de tatuaje también debe cumplir con una serie de requisitos para garantizar la seguridad de los usuarios.

Prestar atención a estos detalles es primordial y es la mejor garantía de que el proceso de tatuado será un éxito.

Los cuidados son esenciales

Muchas veces se elige a un buen profesional que trabaja en un estudio y cumple con todos los requisitos legales, pero el problema surge después, durante el proceso de curado.

En este sentido, es importante tener en cuenta que el tatuador es el experto en estos temas, por lo que siempre hay que seguir las indicaciones de cuidado dadas por el mismo. En caso de surgir cualquier duda se le debe consultar a él.

Pero con frecuencia las prisas por dejar de lado las cremas cicatrizantes o el ansia por lucir el nuevo tatuaje hacen que el proceso de curación se vea afectado y acaben apareciendo infecciones que pueden llegar a ser muy peligrosas.

Si esto ocurre no hay que aplicar remedios caseros, tampoco sirve de nada quedarse en casa lamentándose de lo que ha ocurrido y permitiendo que la infección vaya cada vez a más. Lo que se debe hacer es acudir inmediatamente al médico para que analice el estado de la herida y dé unas pautas adecuadas de cuidado.

En estos casos suele ser necesario aplicar una buena higiene de cuidado de la herida y además tomar antibióticos para poner fin a la infección.

Tatuajes y donación de médula, ¿son compatibles?

Cada vez son más las personas que deciden apuntarse en los bancos de donantes de médula. Esto hace surgir la duda sobre si se puede donar médula teniendo tatuajes.

Como en el caso de la donación de sangre, hay que decir que la regla general es que sí se puede donar, pero hay que esperar un determinado tiempo después de hacérselo. Las personas que deseen inscribirse como donantes de médula pueden hacerlo si han pasado más de cuatro meses desde que se hicieron el tatuaje.

Puede ocurrir que alguien esté inscrito en el registro de donantes de médula y decida hacerse después un tatuaje. Lo que ocurre en estos casos es que una vez pasados cuatro meses desde la realización del mismo, la donación se podrá hacer efectiva sin ningún problema si aparece algún enfermo que sea compatible.

Que el tatuaje no sea una excusa para no donar

Donar sangre es un acto de solidaridad que no lleva más de 10 o 20 minutos y que puede tener efectos muy positivos. Con cada bolsa de sangre se pueden salvar hasta tres vidas.

Pero además de para la persona que recibe la donación, esta extracción de sangre también es positiva para el donante:

– Obliga al cuerpo a regenerar la sangre extraída, reduciendo los niveles de grasa y azúcares en la misma.

– Es una buena forma de estar al corriente del estado de salud, puesto que antes de la extracción se toma la tensión, se comprueban los niveles de hemoglobina y se puede comprobar si se está libre de enfermedades infecciosas.

– Al reducirse el volumen de sangre en el cuerpo mejora el flujo sanguíneo, evitando la hipercoagulación.

– Ayuda a equilibrar los niveles de hierro. Por cada unidad de sangre donada se pierde un cuarto de gramo de hierro, algo muy positivo para aquellas personas que tienen un exceso de esta proteína. No hay que olvidar que el exceso de hierro es tan negativo para la salud como la falta del mismo.

– Donar sangre frecuentemente reduce el riesgo de padecer diabetes, puesto que hace que el cuerpo responda de mejor manera a la insulina que genera él mismo. Aunque todavía no está clara a nivel científico la relación que existe entre la extracción de sangre y la asimilación de la insulina por parte del cuerpo.

– Algunos estudios demuestran que en personas donantes la incidencia de los cánceres de pulmón, colon, hígado, garganta y estómago es menor.

Además de todo lo anterior, no hay que olvidar que donar sangre mejora el ánimo, al hacer a la persona consciente de que está ayudando a otras a salvar su vida. Esa sensación genera un bienestar que ayuda a reducir los niveles de estrés. Una actitud positiva ante la vida se refleja también a nivel de salud, mejorando incluso el funcionamiento de las células y los tejidos, fortaleciendo el sistema inmunológico.

Donar sangre produce tantos beneficios que realmente no tiene sentido dejar de hacerlo únicamente por haberse hecho un tatuaje. Basta con esperar hasta que pase un año desde que se acudió al estudio de tatuajes para poder volver a donar de nuevo con regularidad.

Si se acude a un buen profesional, el tatuaje se hace en un centro autorizado y el proceso de curación se desarrolla con normalidad, no debería haber ningún problema para que pasados 12 meses se pueda retomar la buena costumbre de donar.

Es importante recordar que los hospitales siempre necesitan sangre de diferentes tipos, por lo que todos los donantes son bienvenidos. Si alguien está pensando en hacerse un tatuaje sería interesante que valorará la opción de hacer una donación de sangre justo antes de pasar por el estudio del tatuador.

Ver más »